secciones

Los grabados de la cueva de Alkerdi


La cueva denominada Alkerdi en la localidad navarra de Urdazubi/Urdax, ya conocida desde hace mucho tiempo, saltaba a primeros de septiembre de 2016 a las páginas de la prensa escrita por una investigación que ha conjugado la Espeleología, la Geología y la Arqueología en la que se han descubierto los grabados prehistóricos más antiguos de Navarra.


Han aparecido en una zona de difícil acceso lo que puede sugerir que tenían un carácter mágico o religioso, más que estético  con mayor excepcionalidad por estar asociadas a un paleosuelo intacto.  Ya se habían descubierto útiles de sílex, industria ósea y ahora alrededor de 20 grabados que estaban tapados parcialmente por la precipitación de carbonato cálcico y que  representan ciervos, caballos y bisontes. Esta técnica nos remite al Magdaleniense antiguo, 17.000 años a.C. en la era Paleolítica, en la etapa de los Cromañones, quienes representaban a los animales de perfil a excepción de la cabra montés que se dibujaba de frente.

La consejera de Cultura, Ana Herrera , tras la sesión de Gobierno en la que se ha conocido el informe elaborado por la Sociedad Aranzadi indicó que “Se trata de grabados que a primera vista no pueden tener el valor de las pinturas de Altamira, pero que su  valor arqueológico es de similar importancia y que de este modo Navarra entra a formar parte del ámbito natural y cultural de manifestaciones prehistóricas similares en los territorios del Pirineo” , manifestaciones que gozan con la protección jurídica de Bienes de Interés Cultural (BIC).

El problema radica que esta cueva, con dos entradas, Berroberría y Alkerdi, cuyo volumen y dimensiones eran desconocidas hasta la fecha, está situada en la zona de explotación de una cantera que lleva a cabo su actividad a cargo de la empresa Mármoles Baztán, lo que complicaría el tema del estudio y conservación de la misma.

No ha transcendido mucho más de este tema a la espera de solucionar el posible conflicto que se crearía en el caso de continuar la empresa con los métodos habituales de trabajo.

Imágenes:

Una sección para Curiosón de © Rosi Cuevas | 2016

Leer más »

Varillas prehistóricas en la cueva de Ezkuzta

Arqueólogos guipuzcoanos han descubierto en un yacimiento de Azpeitia dos varillas prehistóricas, de hace más de 14.000 años, únicas en la Península Ibérica por su estado de conservación ya que, tras ser restauradas, pueden verse enteras, cuando lo habitual es que este tipo de materiales estén fragmentados.



Ambas piezas, encontradas en la cueva de Ezkuzta, fueron presentadas por la diputada guipuzcoana de Cultura, Ikerne Badiola, y la arqueóloga del centro Ikerbasque y de la Sociedad de Ciencias Aranzadi María José Iriarte, quienes estuvieron acompañadas por el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberria.

Las varillas, datadas en el Magdaleniense Medio, tienen unos veinte centímetros de longitud y están fabricadas en asta de ciervo o reno, material que fue empleado por un artista prehistórico de nuestra misma especie para realizar una serie de profundos grabados en todos sus lados, salvo en la cara posterior, con un claro propósito decorativo.

María José Iriarte ha destacado la "calidad técnica de los grabados de las varillas, una de las cuales se caracteriza por sus líneas incisas en haces, que juegan también con los espacios que el artista dejó blanco sobre el cuerno, mientras que la segunda destaca por sus espirales y rayas curvilíneas”.

Las varillas, que no fueron concebidas para ser empleadas como herramientas sino para que únicamente tuvieran un uso ornamental, están trabajadas con un buril de piedra muy fino por un artesano con gran precisión y grabadas en paralelo en un único trazo con una distancia de unos dos milímetros entre ellas, según ha desvelado Iriarte.

La arqueóloga ha destacado también el "gran concepto artístico" de las personas que elaboraron estos elementos, quienes confeccionaron las varillas "pensando en lo que iban a grabar" sobre ellas desde el momento inicial de "la concepción previa de la obra".
La experta ha recordado además la dificultad de conservación de los elementos orgánicos en los yacimientos prehistóricos debido a la acidez de algunos suelos guipuzcoanos y a la facilidad con la que se corrompen estos materiales.

En el caso de Ezkuzta, una cueva descubierta por la asociación Antxieta Jakintza Taldea, también existen problemas de conservación debido a la instalación de una cantera sobre la gruta y la construcción de una acequia próxima, lo que erosionó el yacimiento y originó un "colapso" en la cueva con el desplazamiento de sus sedimentos y la entrada de agua en el lugar.

Los investigadores creen que la factura de estas dos piezas, de "calidad excepcional", denota también un contacto directo con otros grupos humanos de la vertiente norte de los Pirineos, ya que "entroncan con la tradición cultural de las varillas isturitzenses" localizadas en Francia y que los valles del Deba y el Urola eran corredores de paso.

Junto a las piezas presentadas hoy, las últimas excavaciones realizadas en Ezkuzta han permitido localizar otras piezas destacadas como restos de fauna de los animales con los que se alimentaban sus moradores, industria lítica confeccionada con sílex y datada en el Paleolítico Inferior, y objetos de adorno personal como conchas con las que pudieron confeccionarse colgantes.

Durante la comparecencia, la diputada de Cultura, Ikerne Badiola, ha destacado la riqueza arqueológica de Guipúzcoa, donde en la última campaña se han realizado 19 excavaciones y otros proyectos de interés arqueológico.

Por su parte, el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberría, ha reclamado protección para el yacimiento de Ezkuzta con el fin evitar el posible "saqueo" y que alguien pueda "borrar las huellas" de sus vestigios arqueológicos.


Una sección para Curiosón de © Rosi Cuevas | 2017

Leer más »

Ekainberri cumple ocho años

Desde que se descubrió el 8 de junio de 1969 y no por casualidad, por los azpeitiarras Andoni Albizuri y Rafael Rezabal, quienes dedicaban los fines de semana a rastrear todos los rincones de las montañas de los alrededores, la cueva de Ekain (Zestoa- Gipúzkoa) ha sido un tesoro custodiado y preservado con celo. 




Recuerdo con emoción , hará casi 25 años , cuando la pude ver y observar sus maravillosas 70 figuras de animales , 64 pintadas y 6 grabadas, en las que el caballo era el más representado: fue un autentico privilegio que no olvidaré dado que no ha estado abierta al público en general. La calidad de lo encontrado ha llevado a considerarla como el conjunto de caballos más perfecto de todo el arte Cuaternario. Por ello se vio la necesidad de llevar a cabo una réplica de las galerías y las pinturas, proyecto que tardó unos cuantos años en consolidarse aplicando las últimas técnicas en réplicas de este estilo al modo de las de Lascaux.

Así surgió Ekainberri, que inaugurada en septiembre de 2008 ha recibido durante este tiempo numerosas visitas con una media de 28.000 anuales. Situada a 600 metros de la cavidad original, en el valle de Sastarrain, el visitante se siente como se pudieron sentir aquellos artistas del paleolítico superior, pierde la conciencia de los límites espaciales dado que es un recinto oscuro tal y como era la cueva y descubre poco a poco las imágenes que plasmó el ser humano hace entre 14.500 y 10.000 años, reproducidas a escala real. La temperatura del recinto es similar a la de Ekain y se pueden oír los sonidos del agua que existen en la cavidad original. Pero Ekainberri no solo es la amplia sala de la réplica: en otro espacio se informa del arte rupestre de las cavidades vascas, incluyendo las de Iparralde y asimismo hay un espacio en el que el visitante puede con sus propias manos ejercitar en torno a diferentes técnicas del paleolítico, aprenderá a cazar, a hacer fuego y a pintar al modo de los habitantes de la cueva. El 7 de junio de 2008 la Unesco declaró las pinturas de la cueva de Ekain patrimonio de la Humanidad, junto a otros 14 santuarios rupestres del eje cantábrico, entre ellos Altxerri y Santimamiñe.

Imágenes: 

Una sección para Curiosón de © Rosi Cuevas | 2016

Leer más »

Los grabados de la cueva de Armintxe, Lekeitio



Situada en pleno casco urbano de Lekeitio la cueva de Armintxe era una vieja conocida de los vecinos  de la villa pesquera si bien el desarrollo urbano la había “engullido” hacía tiempo cuando levantaron unas  viviendas en la zona.  Hace aproximadamente un año al lado de las escuelas encontraron un pequeño agujero. Decidieron ampliarlo y bajar por una cuerda y explorarlo, por lo que llegaron a  un punto en el que creían terminaba la cueva. La intuición de los espeleólogos les sugería que probablemente habría algo más y tras romper dos estalactitas, (hecho que lamentan, pero necesario) se encontraron con otra pequeña cueva y un paso estrecho. Tras atravesarlo ante sus ojos se mostraba un gran panel de figuras de animales grabadas en la roca. El asombro fue mayúsculo y tras volver sobre sus pasos y cerrar el agujero se puso en marcha la labor de investigación.
Este conjunto de grabados de animales, unos 50 aproximadamente repartidos en tres paneles situados a unos 50 metros de la entrada de la cueva, datan de hace unos 14.000 años, la misma época de las representaciones artísticas de Santimamiñe (descubierta hace 100 años) , y la más reciente (hace unos meses) de Atxurra- Berriatua.

Están realizadas con una  técnica muy fina  que produce unos microdesconches que generan una línea clara y permiten que las figuras se vean perfectamente, algo muy raro en los grabados rupestres. El panel principal se encuentra debajo de un edificio de viviendas de la calle Letrakua de Lekeitio, midiendo 15 metros de lado a lado y siendo dominado por un caballo (mide metro y medio) y un bisonte de grandes dimensiones cada uno en un extremo. Hasta ahora se han identificado en la composición 18 caballos, 5 caprinos, 2 bisontes, al menos 2 leones y 4 cuadrúpedos de difícil identificación. Los leones, sin melena (como suelen ser representados en todas las manifestaciones del paleolítico) y uno de ellos con la cola levantada, son únicos en el arte cantábrico. Asimismo hay signos claviformes, muestras de arte abstracto magdaleniense que no se habían visto nunca antes en Bizkaia y que demostrarían el contacto con el Pirineo francés, donde se han encontrado este tipo de motivos.

No cabe duda de que este hallazgo presenta el conjunto de grabados más espectacular e impactante que probablemente haya en la Península Ibérica.

En las imágenes adjuntas, proporcionadas por la Diputación de Bizkaia, se aprecian estos grabados así como las delineaciones de sus contornos que permiten percibir con más claridad las figuras.

Imágenes cedidas por la Diputación de Bizkaia..

Una sección para Curiosón de © Rosi Cuevas | 2016

Leer más »

Pinturas rupestres en la cavidad de Danbolinzulo

Antxieta Jakintza Taldea encontró en diciembre de 2014 un conjunto de pinturas rupestres en la cavidad de Danbolinzulo en Zestoa (Gipuzkoa), con una cronología estimada, a falta de un estudio más detallado, de 18.000 años e, incluso, apunta algún científico, pudieran remontarse hasta hace unos 33.000.



Los miembros de Aranzadi, Alvaro Arrizabalaga (UPV/EHU), Marcos García (UPV/EHU) y Mª José Iriarte (Ikerbasque) han realizado las primeras investigaciones sobre este inesperado hallazgo.

Danbolinzulo fue descubierta en 1980, y se encontraron restos de cerámicas prehistóricas, pero las pinturas rupestres pasaron desapercibidas y no ha sido hasta hace poco tiempo cuando se ha constatado la existencia de estos dibujos. Esto significa que la cavidad presenta un alto potencial de información científica situando al País Vasco como un territorio clave para estudiar el origen del simbolismo y del arte, y comprender la movilidad e interacciones humanas durante el Paleolítico superior.

Para determinar su antigüedad, el equipo ha contrastado la morfología de las pinturas y su similitud con otras existentes en cuevas cercanas. De momento se han reconocido al menos cinco figuras animales evidentes, (otras ocho requerirán más tiempo identificar) entre ellas cabras y ciervos, todas realizadas en color rojo (óxido de hierro) y algunas con trazado punteado (mediante pequeños puntos realizados con el dedo o con un tampón). La mayor parte son figuras de trazado sumario, centrado en la delimitación de los contornos, si bien una de ellas (cierva), presenta todo su interior relleno en color rojo (tinta plana). Entre los factores que hacen que no quepa duda de su datación, están el proceso de degradación de las pinturas rupestres, el recubrimiento de las figuras por depósitos (en este caso, calcita por la entrada de agua) y el trazado realizado en color rojo (óxido de hierro), únicamente del contorno del animal, alargado, muy desproporcionado y sin detalles anatómicos.
“Su estudio abrirá nuevas prospectivas al conocimiento de este tipo de figuras, aportando información clave relativa a la cronología de las primeras fases del primer arte de la humanidad”, ha destacado García, que ha precisado que también se deberá discutir sobre su “sincronía o diacronía”, es decir, si las figuras se pintaron o no en el mismo momento.
Las figuras rupestres de Danbolinzulo muestran similitudes con otras cavidades de la Región Cantábrica. El trazado en color rojo, la presencia de rellenos interiores, la ausencia de animales característicos de un clima frío y el trazado sumario de la anatomía entre otras. Este es el sexto descubrimiento de arte rupestre en Guipúzcoa (Altxerri, Ekain, Praileaitz, Astigarraga y Aitzbitarte) y uno de los más importantes. El estado de conservación sin embargo no es tan bueno como en otros casos, y por ello, no se puede equiparar con Altxerri o el Santuario de Ekain. Por esta misma fecha se daba a conocer el hallazgo de grabados del Paleolítico en otra cueva, la de Erlaitz, asimismo en Zestoa, no lejos de la cueva de Ekain, -que recogemos en una próxima entrada-, con lo que aumenta a 7 los focos de arte rupestre en el territorio guipuzcoano.

Imágenes: Taringa.net, w390w.guipuzcoa.net, eitb.eus.

Una sección para Curiosón de © Rosi Cuevas | 2016

Leer más »

Puente de Agés


Puente de Agés
Burgos

A 300 metros saliendo de la villa burgalesa de Agés, a mano izquierda cerca de la actual carretera que conduce de Agés a la villa de Atapuerca, antigua encomienda de la Orden de San Juan de Jerusalén, se encuentra un hermoso puente de piedra medieval sobre el río Vena, de un solo ojo, en el Camino de Santiago, atribuyéndose su construcción a San Juan de Ortega. No se conoce mucho más pero en el contexto histórico de la época, el camino entre Villafranca Montes de Oca, y Burgos por San Juan de Ortega, Agés y Atapuerca, tuvo un gran desarrollo entre los años 20 y 50 del siglo XII, gracias al impulso del rey Alfonso VII.
Tras la muerte del rey en 1157 y posterior la del que sería santo en 1163, esta vía sufrió un declive como vía jacobea, hasta su resurgimiento en la segunda mitad del siglo XV. La tradición atribuye la construcción del mismo a la mano del Santo, aunque no existen datos claros. No obstante, este sencillo modelo constructivo se utilizó, a lo largo de los años, hasta fechas recientes y hoy en día sigue siendo paso de peregrinos.

Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez
Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente de Sunbilla


Puente de Sunbilla
Navarra

El puente de piedra de Sunbilla (Navarra) se construyó en 1562, en el mismo lugar donde con anterioridad estaba un puente que era de madera, aunque contaba, desde hacía unos cuarenta años, con un pie de cal y canto cerca de la orilla izquierda del río Bidasoa. El Real Consejo mandó construir el puente enteramente de piedra el año 1551, pero por diversos motivos, que se detallan en el escrito, la construcción se demoró unos once años.

El puente de piedra sufrió más tarde, en 1625 y 1643, las consecuencias de las extraordinarias crecidas del río, que se llevaron por delante, en ambos años, los dos arcos mayores del puente con su pila correspondiente.

La importancia estratégica del puente de Sunbilla para el Reino de Navarra queda patente en el hecho de que el coste de las dos reconstrucciones del puente de piedra fuera repartido entre las distintas merindades de Navarra. También se señala la actuación y participación de los cuatro pueblos, Santesteban, Sunbilla, Narbarte y Elgorriaga, en la construcción y en las reconstrucciones del puente de piedra.

El puente de Sunbilla formaba parte del camino real utilizado para ir a Guipúzcoa, e incluso, a Francia, pasando por Arantza, Igantzi y Lesaka, y era transitado por viajeros y soldados y usado para el suministro de pertrechos de guerra para los presidios de la costa y armadas para las Indias y otras partes. El valor estratégico del puente se mantuvo hasta el siglo XVIII, como así lo atestigua el hecho de que estuviera a punto de ser derribado para impedir las incursiones de los franceses.

El puente de piedra fue rehabilitado en 1987, y en 1992 se construyó otro puente para mejorar la comunicación entre los barrios de Sunbilla y preservar el antiguo.

Fuente consultada: Página oficial de Sunbilla

Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez


Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente de Reparacea


Puente de Reparacea
Oieregi - Navarra

En la localidad navarra de Oieregi, en Bertiz- Arana, cruzando las aguas del río Bidasoa, se encuentra un hermoso puente medieval de lomo de dromedario con un gran ojo de medio punto. Fue restaurado en 1991-92 con proyecto y dirección de los técnicos de la Sección de Patrimonio Arquitectónico. Ya el 30 de septiembre de 1982, la Diputación Foral incluyó este puente como obra de interés histórico-artístico, figurando en el Catalogo Monumental de Navarra. A través de él se accede al Parque natural del Señorío de Bertiz.

Dice la tradición que en el Bidasoa, además de poder ver truchas, se encuentran al atardecer “lamias” en las orillas del río peinando sus largos cabellos con peines y espejos de oro. Dicen, que antiguamente muchos lugareños se hechizaban con sus encantos, llegando a morir de amor por ellas. Curiosamente en este pueblo medieval y en los de la zona, casi todas sus casas lucen en sus fachadas el escudo del valle, que representa una sirena con cabellos colgantes y los brazos levantados en los cuales tiene un peine y un espejo. Pío Baroja avala esta suposición pero los entendidos en Heráldica discrepan y defienden que la sirena la concedió Carlos III El Noble a Mitxeto de Bertiz por su gran diplomacia, que evitó al Reyno de Navarra una contienda con Francia, Inglaterra y Borgoña.

Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez

Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente de Ororbia


Puente de Ororbia
Navarra

En la localidad navarra de Ororbia se encuentra un puente de estilo medieval que cruza las aguas del río Arga y del que se tienen noticias de una reconstrucción integral en los siglos XVI-XVIII, estando documentado en el año 1645 la restauración hecha por el cantero Juan de Urquía. Fue afectado por la crecida del río de 1787 conservándose en memorial de los vecinos de Ororbia solicitando ayuda al Reino para su reparación. 

Mantiene en pie cinco arcos de medio punto de piedra sillar y cuatro potentes tajamares agua arriba de base triangular que sólo llegan al arranque de los arcos. Los de los extremos conservan sombreretes abocinados. Parece que los dos arcos de la derecha labrados en piedra de mampostería sin rejuntar, son originales. Hubo añadidos posteriores caso de la barandilla, farolas, una tubería, la ampliación del tablero para conseguir mayor anchura y el asfaltado de la calzada.

Tanto aguas arriba como abajo del puente, hay muros de defensa en piedra situados en la margen izquierda. En las imágenes adjuntas se puede observar, por los restos depositados, la altura que cobró el agua en las riadas de hace unos meses. Cerca vemos un precioso crucero del siglo XVI.


Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez
Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente de Aribe


Puente de Aribe
Navarra

El pueblo navarro de Aribe se encuentra en el valle de Aézkoa, siendo conocido desde el siglo XVIII por sus viejos baños termales de Iturrialdea , que ya funcionaban desde la antigüedad y actualmente están en desuso.

Enclavado en el mismo casco del pueblo, junto a la carretera que va a Garaioa, y atravesando el cauce de las aguas del río Irati, se encuentra un magnífico puente medieval, de traza románica, muy reformado y llamado “puente romano” en alusión al que parece existió en esa época.

Tiene 50 metros de longitud y una anchura de 3,20 metros, formado por fuertes paredes triangulares, con tres hermosos arcos de piedra desiguales y seis metros de luz. Sufrió desperfectos y destrozos en las guerras del siglo XVIII-XIX, siendo destruido en su mayor parte en 1795 y el arco central en 1823. Actualmente es la seña de identidad del pueblo y tan solo es de acceso peatonal.


Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez
Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente de Isterria en Ibero


Puente de Isterria
Ibero (Navarra)

El puente de Isterria o como también se cita el paraje Esterrea, en la localidad navarra de Ibero, se encuentra en el antiguo camino a Paternáin y Pamplona, sobre las aguas del río Arga. 

Constan menciones escritas desde el año 1695 y está construido en piedra de mampostería presentando una bella estampa con cuatro arcos de medio punto más dos cuadrantes o medios arcos sobre los estribos. Cuatro tajamares de secciones circulares y triangulares que llegan hasta la calzada de losa de hormigón, y su fuerte pendiente, conforman el paisaje de este bonito pueblo.

Texto: Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez


Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente de Pobes


Puente de Pobes
Araba

En la localidad alavesa de Pobes, en el municipio de Ribera Alta en la Cuadrilla de Añana y ubicado en una encrucijada de caminos en las que confluyen las rutas de mayor relevancia del territorio alavés, como son la vía de sur a norte que lleva de Miranda de Ebro al Cantábrico y por otro la que de este a oeste unía Vitoria con Salinas de Añana, Valdegobía y los valles burgaleses , atravesando la antigua ruta del señorío , siempre a través del curso del río Baias, nos encontramos con un puente de perfil ascendente y asfaltado en la actualidad cuyo origen parece remontarse al siglo XVII.

Se trata de un ejemplar de 45 metros de largo y 6,10 metros de anchura total, de tres ojos similares que voltean en arcos de medio punto ligeramente rebajados. Sus pilas, defendidas agua arriba por potentes tajamares de planta triangular que frenan las embestidas del río y rematados en plano inclinado alcanzando en su desarrollo vertical la línea de la rasante, no forman apartaderos y carecen de espolones aguas abajo. Las embocaduras están formadas por lajas con numeroso rejuntado, destacando la fábrica de mampostería de las bóvedas. 

Dado que hay circulación rodada fue necesario ampliar el tablero que contiene pretiles modernos que diluyen la imagen del puente original.

Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez
Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente medieval de Huarte Arakil


Huarte-Araquil
Navarra


En la localidad navarra de Huarte Arakil, salvando el río Arakil, se encuentra un bonito puente medieval de piedra de un solo ojo, con arco apuntado y ligeramente alomado.

Situado en un extremo de la calle principal o denominada calle del río o calle Ibaikiko, sirve de unión entre los dos extremos de la misma, la Iglesia de San Juan Evangelista y el propio puente y direcciona al norte para ir a Zamarce y subir a la Sierra de Aralar.


Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez

Sección en "Curiosón": "Puentes de Rosi"
Leer más »

Puente de Aprikano


Puente de Aprikano
Araba

Sobre las aguas del río Baias, se encuentra este precioso puente en la localidad alavesa de Aprikano, datado en el siglo XV. En esta época una de las rutas Norte- Sur más transitadas para la distribución de mercancía (como la lana, el hierro, el vino, el cereal y la sal) atravesaba Araba en el trazado sobre el curso del río Baias por lo que se tuvieron que construir varios puentes. Este de Aprikano daba paso a los viajeros que desde la meseta querían llegar a Orduña y es uno de los ejemplares más antiguos y mejor conservados del valle de Kuartango. La obra original (siglo XIV-XV) es de origen medieval y en esta época se construyó un puente de piedra con una estrecha vía, tres arcos apuntados y dos tajamares o pilas en ángulo agudo que rompían la fuerza de la corriente, con ausencia de espolones. Carecía de manguardas por lo que se provocó una constante erosión en la ribera derecha, hasta el punto de desplazarse el cauce lo que provocó dos nuevas ampliaciones en los siglos XVI y XVII para reforzar el anclaje en dicha castigada ribera. Así en 1692, el puente, con un nuevo arco (de medio punto peraltado) añadido, y un nuevo tajamar, tenía cuatro ojos y en el siglo XVIII se ejecutó la ampliación del último arco.

El aspecto que presenta en la actualidad es el de un puente de perfil alomado de cinco ojos, cuatro de ellos en arco apuntado y el último o aliviadero, en arco de medio punto. Situado en un espléndido emplazamiento, este notable puente de 46 metros de longitud y 3,75 metros de anchura, empedrado que muestra una obra de planta quebrada, con los tajamares más antiguos apuntando a un paleocauce y la corriente fluvial pasando bajo las arcadas más recientes. Los tajamares primitivos alcanzaban únicamente la altura de la clave de los arcos, aunque hoy en día participen de los antepechos, configurando los apartaderos habituales.

Texto Rosi Cuevas Gutiérrez
Imagen: @Juan Sánchez


Sección en "Curiosón": "Cosas para ver-Mundos para compartir"

Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

ALGUNAS DE LAS ENTRADAS DE "CURIOSÓN" EN PORTADA DE OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.