secciones

La reforma de las provincias: Guardo y León



Jaime García Reyero


Uno de los grandes acontecimientos en el siglo fue la reforma de las provincias españolas. Ya hemos visto que en el siglo XVI Guardo perteneció a la provincia de Valladolid. Más tarde, en el XVIII, las provincias se reformaron y entonces la villa pasó a depender de la villa de Toro. Eclesiásticamente siempre perteneció al obispado de Palencia. Judicialmente, al partido de Carrión de los Condes, junto con otros 135 pueblos. De la villa carrionesa llegaban las órdenes y disposiciones de las autoridades correspondientes y era allí donde se pagaban los impuestos. Guardo nunca perteneció a la provincia de León, como creen todavía algunos por aquí. Sí perteneció al Reino de León en sus primeros momentos en la Edad Media, cuando aún no existían las provincias, los señoríos ni las merindades. Guardo fue siempre castellano y fue villa fronteriza entre León y Castilla.

La división provincial del Antiguo Régimen data de 1591. Desde entonces Palencia capital dependía de la provincia de Toro (Zamora). Después, en 1656, Palencia como ciudad adquirió voto en las cortes castellanas y entonces apareció su propia provincia, aunque muchos de sus pueblos actuales, como Guardo, siguieron perteneciendo a la provincia de Toro. Así continuó Guardo hasta el siglo XIX. Al morir Fernando VII, le sucedió su hija, Isabel II bajo la regencia de su madre, la reina María Cristina. Los partidos políticos, hartos del despotismo del rey, aprovecharon los momentos de debilidad, debidos a las Guerras Carlistas, para volver a impkantar la Constitución en España. Y con ella las reformas para acabar con todas las instituciones y normas del Antiguo Régimen. Los partidos liberales y progresistas emprendieron campañas que acabaron con el entramado civil existente. Los señoríos fueron suprimidos por una ley de agosto de 1837. Se prohibió definitivamente enterrar dentro de las iglesias y se quitaron los impuestos, que fueron sustituídos por uno solo llamado "la contribución".

La división de España en nuevas provincias comenzó en 1820. Se quiso suprimir la provincia de Palencia y repartir su territorio entre León, Santander, Burgos y Valladolid. El partido de Saldaña y los territorios de Castrillo y Guardo pasarían a la provincia de León; los partidos de Cervera y Aguilar, A Santander; los de Prádanos de Ojeda y Herrera, a Burgos y el de Palencia, Cerrato, Carrión y Paredes, a Valladolid. El proyecto se convirtió en decreto ley el 29 de enero de 1822. Sin embargo, no convenció a nadie y nunca se llevó a efecto. Hubo una oposición muy dura en Palencia. Enviaron escritos a las Cortes con todo género de protestas por parte de la Diputación. Alegaban que Saldaña y Guardo distaba de León 16 leguas, mientras que hasta Palencia sólo había de 10 a 12 leguas. Decían que las comunicaciones con León eran muy malas, pues sólo se encontraban dos pequeñas poblaciones en las diez primeras leguas. Por otra parte, expusieron que el correo desde León a Guardo tardaría 18 dias, al tener que dar la vuelta por Valladolid y Palencia. De haberse llevado a cabo esta reforma, Guardo hubiera quedado en aquellos años mucho más aislado. ¿Qué opinaban los vecinos de Guardo de estas pretendidas reformas? Nada. Los guardenses aceptaron la Constitución como todos los palentinos, con entusiasmo. Sólo se preocupaban de trabajar día a día. Las intrigas y discusiones políticas no llegaban hasta aquí. Todos confiaban en los políticos que regían los destinos de la nación.

Al final, la reforma no se llevó a cabo y la distribución definitiva del mapa quedó prácticamente como la que conocemos hoy. Fueron sustituídos los corregidores por los jueces de primera instancia en la cabecera de cada partido judicial y los tenientes corregidores pasaron a denominarse jueces de paz en cada pueblo. La reforma la realizó el ministro Javier de Burgos con el decreto del 30 de noviembre de 1833. España quedó entonces dividida en 49 provincias. Guardo dejó de ser provincia de Toro y pasó a formar parte de la provincia palentina. También se hizo un nuevo mapa de partidos judiciales. La villa quedó integrada en el de Saldaña [2].

______

[2] Ollero de la Torre, Alfredo: La Guerra de la Independencia y la crisis del Antiguo Régimen en Palencia, en Historia de Palencia de Julio González, tomo 2, Diputación Provincial, 1984, páginas 183 y 184.

Leer más »

La mala costumbre de dormir al sereno



Jaime García Reyero



Los obispos y clérigos se esforzaban en mantener la moral y las buenas costumbres, pero la ola de modernidad y de degradación de las mismas, que habían traído consigo los reyes franceses y sus acompañantes, se extendían por toda España. Ante esto, el representante del obispado insistía ante un peligro existente en los pueblos ganaderos, entre los que se incluía Guardo. En verano los guardenses llevaban el ganado vacuno al monte y allí permanecían todo el tiempo que podían. Pero claro, alguien debía cuidar esas vacas. Se encargaba de ello la gente joven, tanto mozos como mozas. Si la noche lo permitía, se quedaban a dormir allí, bien al sereno en chozos. Algún familiar subía y les llevaba la comida necesaria. ¿A qué daba lugar todo esto? Pues a más de una boda inesperada y no deseada. Las mozas se juntaban para pasar la noche y nunca faltaba algún que otro mozo que prestaba más cuidado de ellas que de las vacas.
Esta concurrencia de mozos y mozas en parajes solitarios, donde licenciosamente se juntaban y pernoctaban, daba ocasión a las denuncias que llegaron hasta el Obispo de la diócesis, Y para que no se cometieran más ofensas al Señor, como ocurría en este pueblo según el arcipreste visitador, se advirtió a los responsables del ganado que ante Dios eran culpables de los pecados de sus criados e hijos. Por ello mandaba que, a partir de ese día, amos y padres se preocuparan de que sólo fueran los hombres los que cuidaran el ganado. La multa para los que no cumplieran este mandato era de un ducado y, si reincidían, se les pondría presos hasta que pusieran remedio al incumplimiento. El mandato fue contundente y claro. No sabemos si surtió efecto o no, y si logró corregir esas prácticas, lo cual dudamos.
También el obispo palentino don Andrés de Bustamante dio instrucciones a sus párrocos en 1769 para que exhortaran a los padres y amos para que no se trabajase los domingos y festivos y en esos días no se soltará el ganado, aunque los sacerdotes podían dispensar a determinados feligreses para trabajar en festivo, siempre y cuando las necesidades lo exigieran [55].

_______

[55] APG: libro de fábrica número 55, visita de 1763, mandato quinto.

Leer más »

Cuaderno de Jaime García Reyero

Fundador del Concurso de Cuentos de Guardo
Fundador del Grupo Literario Guardense

Jaime García Reyero nace en Alar del Rey y reside en Guardo, ambos de la provincia de Palencia.
Fundador y director de las revistas "Chaveas" (infantil, de Frómista) y "El Roble" (La Montaña Palentina). Director de "Amdealar" (Alar del Rey). Funda y dirige los Certámenes "Justas Poéticas Navideñas de Guardo" y el Concurso Internacional de Cuentos de Guardo (33 ediciones). Funda y preside el Grupo Literario Guardense.


Obras que iremos recuperando en este blog
Salmodia de esta tierra
Salmos mineros
Promoción de Autores
Una docena de jilgueros (cuento)
Referencia en este blog a libros publicados por Jaime
Del libro "Guardo y su historia", en este blog

Poemas | próximamente



Semblanza de Jaime García Reyero
Fundador del Concurso de Cuentos de Guardo

Jaime García Reyero es el alma de muchas publicaciones que nacieron en la provincia.Ya en su pueblo, Alar del Rey, estuvo vinculado a la Agrupación Cultural Amaya.Fundó en Frómista la revista infantil "Chaveas", allá por el año 1967. En 1974 nace "El Roble", revista que llega a tener 500 suscriptores y cuyo cierre obedece a la demora de las imprentas que la editan y que dejan sin valor muchos de los trabajos presentados en ellas. Funda y dirige el "Grupo Literario Guardense", vinculado al Concurso Internacional de Cuentos (31 ediciones) y a las Justas Poéticas Navideñas. Sus poemas y relatos figuran en diversas antologías y publicaciones. Desde "Las nociones últimas" (1969) hasta "Diez poetas palentinos" (1991), este último publicado en colaboración con la Asociación de Amigos de Alemania y la Diputación de Palencia. Los premios recibidos, numerosísimos, le sitúan a la altura de muchos poetas y escritores palentinos a los que admira, tales como Carlos Urueña, José María Fernández Nieto y Marcelino García Velasco .

  • Libros de Jaime García Reyero
¬ Las nociones últimas (Poesía, 1969)   
¬ De mala gana (Poesía, 1971) 
¬ Búscame allí todas las tardes (Cuentos, 1981)
¬ Relatos para leer en Palencia (Cuentos, 1988)
¬ Guardo, sus gentes y su historia (Historia, Ed. Cult&Com, 2003)
¬ Guardo, sus hombres y sus nombres (Historia, Ed. Cult&Com, 2003)
¬ Guardo, crónica de una década para la historia (Historia, Ed.Cult&Com, 2008)
  • Libros en colaboración con otros autores
¬ Palencia, piedra a piedra (Poesía, 1983)  
¬ Tobías o el fin del mundo (Cuentos-Ed. Everest, 1987) 
¬ El señorío de Guardo   (2ª Edición, Historia, 1991) 
¬ Cien años del Ferrocarril de Vía Estrecha "La Robla-Bilbao" (Feve-Bilbao, 1987)
¬ Diez poetas palentinos (Poesía, 1991)  
¬ 75 Años de la historia del C.D. Guardo   (Historia, 1997)
  • Artículos publicados en prensa por Froilán de Lózar relacionados con Reyero, en Orígenes
¬ Guardo en sus nombres (I)
¬ Guardo en sus nombres (y II)
¬ A tantos hombres buenos
¬ Ven a Guardo
¬ Desde esta tierra auténtica
¬ Marrodán o un viaje por Palencia
¬ Jaime, Guardo y su historia
¬ El engranaje que nos mueve


Leer más »

NUESTRO PERIÓDICO

Montaña palentina: Belleza y Arte

Entradas relacionadas:

RECORDANDO HISTORIAS - PRIMERAS ENTRADAS DEL BLOG

TE PUEDE INTERESAR

ALGUNAS DE LAS ENTRADAS DE "CURIOSÓN" EN PORTADA DE OTROS MEDIOS

REVISTA PERNIA

revista literaria pernía

Bienvenido

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.